miércoles, 2 de septiembre de 2009

MAKIWARA

El Makiwara es uno de los aparatos de entrenamiento de Karate más primitivo y tradicional. Desde el origen de las Artes Marciales, los Maestros buscaron métodos complementarios para desarrollar sus habilidades marciales.
La estructura del Makiwara es bastante simple, se trata de una tabla de longitud variable según el practicante, que consta de una zona protegida por una almohadilla, en la parte superior de la tabla. La zona puede estar recubierta por rafia y en algunos casos tiene cuero grueso relleno de caucho. Las variantes se deben al entrenamiento y al nivel del practicante, de esta forma se determina también el grosor de la tabla y la madera que se emplea. Estas características son las que le proporcional al Makiwara su capacidad de absorción de los golpes, así como también su amortiguación.
El Makiwara jamás puede ser una tabla rígida que no ceda frente a los golpes, ya que su entrenamiento es progresivo y el tiempo de práctica es muy importante. Se dice que es imposible conocer el Karate sin haber utilizado el Makiwara en el entrenamiento. El Karate es el Arte de la mano vacía, no utiliza armas, el cuerpo y en particular las manos son las armas. Para convertirlas en armas, es necesario endurecerlas, acostumbrar los puños a hacer contacto contra zonas duras sin lastimarlos. Esa es la función principal del Makiwara, pero no la única; en el Makiwara se entrena la correcta ejecución de las técnicas, la precisión, potencia y se endurece el área del cuerpo que se utilizará como arma.

Mucha gente entrena Makiwara de forma errónea, como se mencionó antes su entrenamiento es progresivo, lleva tiempo y paciencia para obtener resultados visibles. Es común que los principiantes golpeen el Makiwara con miedo al principio o al revés, pero la idea es golpear sin perder la técnica, ya sea de puños o de piernas. Los extremos son peligrosos, golpear el Makiwara con miedo y poca potencia no dará resultados positivos al practicante y golpear con potencia excesiva dará como resultado una lesión y si se continúa este tipo de entrenamiento, el cuerpo no se acostumbrará.
Lo correcto en el empleo del Makiwara es golpear sin usa protecciones, al comienzo con una potencia media y utilizando el dolor como indicador de cuando es necesario parar, para empezar es recomendable ejecutar golpes de puño (Tsuki), con la práctica continua se puede perfeccionar cualquier técnica en el Makiwara.
Actualmente, es difícil entender el propósito del entrenamiento del Makiwara en el Karate en sus orígenes. Como surgió el Makiwara, la respuesta es sencilla, en la antigüedad; cuando el Karate se aplicaba en combates reales con más frecuencia, la preparación física y sobretodo técnica eran la diferencia entre la vida y la muerte. Comprender que combatir contra otra persona entrenada y dispuesta a matar, es lo que llevaba al karateca a estar lo mejor preparado posible para no poner en riesgo su vida.
Los beneficios que aporta el uso del Makiwara son muchos a pesar de que se trata de un aparato tan simple y rústico. La respiración y la concentración en cada golpe, la noción de distancia, la comprobación de la efectividad de cada golpe, la velocidad, la potencia, la precisión, el fortalecimiento de la base al golpear, el equilibrio, etc., son algunos de los tantos beneficios. El Makiwara es también el primer paso para aquel practicante que desea realizar Tameshiwari, que son los rompimientos de tablas, piedras, bloques de hielo, ladrillos, etc. Los Tameshiwari no son el fin del Karate, pero son una forma de demostrar varios atributos como potencia, concentración, dureza, velocidad; todo en función de la técnica.
El uso incorrecto del Makiwara lleva a diversos problemas físicos como lesiones articulares y musculares, deformación de las manos, pérdida de movilidad, degeneraciones óseas, etc. Este entrenamiento no se recomienda para menores de edad, y para mayores de edad es recomendable siempre con precaución, lo mejor es comenzar entrenando técnicas básicas y aplicables en combate, el dominio de la técnica es lo que hace a un practicante avanzar y convertirse en Maestro. El entrenamiento del Makiwara, bien dirigido; lo convierte en un aliado de por vida del karateca.

5 comentarios:

  1. Hola vi tu comentario, hemos empezado hace poco y bueno aquí estamos liados. Somos un grupillo de judokas y jiujitsukas practicantes en las que ponemos las noticias en el blog nuestro que visitaste. Por cierto, un blog impresionante sobre artes marciales...
    un saludo

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, como podrás ver yo también empecé hace poco, yo he practicado varias Artes Marciales y me gusta investigar sobre todo tipo de sistemas de combate, entre ellos el Judo y el Jiu Jutsu, considero que todas las Artes tienen algo bueno para ofrecer al ser humano, opino que no debe haber divisiones ni comparaciones entre Estilos. Veo por tu blog, que nos une el mismo pensamiento, por esta razón te felicito por tu blog y espero tu visita nuevamente. Si deseas algún material en especial, no dudes en pedirmelo y trataré de conseguirlo. Saludos, Oz. Adelante con tu blog!!!

    ResponderEliminar
  3. Por supuesto, que seguiremos visitandote, te hemos metido en enlaces frecuentes. y lo mismo digo con lo del material. El punto de vista que tienes es el que tenemos nosotros, vamos que un día se puede hacer una clase con una mezcla de todo(judo juijitsu o dpp) no hay que estancarse en un estilo porque eso hace que uno sea pobre.... y siempre es mas divertido ;-)
    un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Aquí va más material, esta vez de Aikido, en breve voy a publicar material de Judo Kodokan.
    Saludos y gracias por tu apoyo a mi blog.
    Oz.

    ResponderEliminar
  5. Gracias.. Soy practicante de Tae kwondo y con el makiwara he encontrado una nueva forma de endurecer mis manos.. Arigato.. :-)

    ResponderEliminar

PUBLICACIONES RECOMENDADAS.

Entrada destacada

LOS FALSOS MAESTROS.

Desde los orígenes de las Artes Marciales han existido personas que se han beneficiado económicamente enseñando algo que desconocen o que h...