martes, 16 de febrero de 2010

LOS GRADOS MARCIALES.

¿Por qué ansiamos tanto el cinturón negro? Quizás al principio del entrenamiento en cualquier Arte Marcial, el cinturón negro es una meta, una inspiración, el símbolo de la perfección técnica y el objetivo final a cumplir.
Después de algunos años de entrenamiento, de años dentro del Dojo, de competir contra otros cinturones de distintos pesos y alturas, después de conocer el combate real fuera del Dojo, etc., comenzamos a darle otra importancia al cinturón sin importar el color.
Bruce Lee decía: “El cinturón sirve para sujetar los pantalones”, de forma irónica y siempre recalcando su pensamiento acerca de la falsa seguridad que genera en algunos practicantes, aún en los grados más altos.
Debemos reconocer que la clasificación por colores de los cinturones fue establecida por Jigoro Kano en el Judo y luego Gichin Funakoshi adoptó esta idea de su amigo para de alguna forma medir los conocimientos de sus estudiantes. En Kung Fu también existen clasificaciones por colores, distintas a las Artes Marciales japonesas, en algunos Estilos el Maestro portaba un cinturón rojo que indicaba que el Maestro había probado la sangre de su adversario en un combate a muerte.
En Muay Thai no se utilizan cinturones de colores, importa el entrenamiento en sí, la habilidad técnica y el único objetivo es vencer sin importar el nivel del adversario.
En Judo, el cinturón rojo y blanco está reservado a los más grandes Maestros que además de dominar el Arte, han contribuido en la difusión y desarrollo del Judo.

Incluso entre los diversos Estilos de Karate existen diferencias en las escalas de colores, con diferentes significados para cada color y requisitos para el pasaje de uno a otro.
El cinturón es una parte fundamental del uniforme tradicional de muchos Estilos marciales, tiene un gran significado simbólico, tiene un ritual de etiqueta que se cumple cada vez que se coloca e inspira respeto entre los demás, pero su significado ceremonial no debe confundirse jamás con el nivel técnico del practicante. El cinturón es un aval de los conocimientos del practicante hasta ese momento, incluso el cinturón negro es una confirmación de que su portador conoce las técnicas suficientes como para empezar a buscar su propio Camino dentro del Arte. Pero no lo hace invencible ni superior a sus compañeros de menor grado, si lo hace más responsable de su condición, lo obliga a ayudar a los demás y mostrarse a sí mismo que es humilde frente a los demás, a respetar a sus compañeros de la misma forma que él fue respetado cuando era un principiante.
No se puede decir que el sistema de colores de los cinturones sea malo, ni que sea una equivocación de los antiguos Maestros pero últimamente debido a la gran cantidad de federaciones y asociaciones de distintos Estilos, debido al número creciente de practicantes y la baja de exigencias en algunas Escuelas, surgen cinturones negros que confiados en sus conocimientos y a veces respaldados por sus federaciones abren Escuelas y enseñan de forma errónea a sus alumnos, creando en ellos una sensación de seguridad basada en los grados, que luego se transforma en un duro golpe frente a la realidad.
También hay casos de excelente practicantes, con grandes condiciones físicas y técnicas que una vez alcanzado el ansiado cinturón negro dejan de entrenar porque piensan que ya han alcanzado el máximo objetivo dentro del Arte. Pero como reza el viejo dicho: “No importa cuando ni cuánto tiempo lleves entrenando, lo importante es nunca dejar de entrenar.”

9 comentarios:

  1. "El cinturón es un aval de los conocimientos del practicante hasta ese momento, incluso el cinturón negro es una confirmación de que su portador conoce las técnicas suficientes como para empezar a buscar su propio Camino dentro del Arte. Pero no lo hace invencible ni superior a sus compañeros de menor grado, si lo hace más responsable de su condición, lo obliga a ayudar a los demás y mostrarse a sí mismo que es humilde frente a los demás, a respetar a sus compañeros de la misma forma que él fue respetado cuando era un principiante."

    “No importa cuando ni cuánto tiempo lleves entrenando, lo importante es nunca dejar de entrenar.”

    Me quedo con estas dos, que reflejan un poco lo que siento y pienso del tema.

    Gambatte!

    ResponderEliminar
  2. Esa es mi humilde opinión, pero todas las opiniones son válidas ya que hay distintos puntos de vista y Estilos. Gracias por tu comentario, saludos Oz.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta el articulo y estoy totalmente de acuerdo con "Peregrino", esos dos parrafos lo dicen todo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante el artículo, gracias por compartir,En verdad el C.N. no debería ser el objetivo principal del Artista Marcial, mas hoy día con la "mercantilización" de las artes marciales, prolifera como bien apuntó los C.N. express. Les invito a leer un tema relacionado a este en mi bloghttp://sorinyi69-artesmarcialesyluchalibre.blogspot.com/search/label/%C2%BFY%20T%C3%9A%20QUE%20CINTA%20ERES%3F

    « Nunca olvide el espíritu y la humildad del principiante”
    « El Karate-do no consiste tan sólo en adquirir una cierta destreza, sino también en dominar el arte de ser un miembro de la sociedad bueno y honesto. »
    SENSEI FUNAKOSHI GICHIN

    ResponderEliminar
  5. Es bueno tener puntos en común, sobretodo sobre el cinturón y los grados que para un verdadero artista marcial no son tan importantes, ningún papel, color, trofeo, etc. puede reflejar el nivel de una persona.
    Saludos Oz.

    ResponderEliminar
  6. hola a todos.
    por suerte he podido "placticar" con todos ustedes y conocer sus opiniones dentro de este mundo que nos apasiona, yo solo puedo decirles que a mi parecer nunca se llega a ser maestro, como muchos piensan que esto pasa al tener una C:N:, en mi experiencia, aprendi mucho entrenando con mis diferentes maestros, pero donde has he aprendido es con mis alumnos, yo me considero un eterno principiante, no importando el color de mi cinta, y muchas veces un "cinta blanca" nos enseña muchas cosas.
    un abrazo a todos: Oz, peregrino, sorinyi.
    estos temas enriquecen mi cultura marcial.
    Gracias

    ResponderEliminar
  7. Me alegro que sea así LALO, las diferencias de opiniones y experiencias personales nos ayudan a crecer si sabemos interpretarlas, la maestría no se alcanza nunca, sino que fin tiene seguir practicando, el objetivo es siempre superarse, es no tener un fin determinado, pensar en llegar más allá.
    Un gran saludo Oz.

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado.
    Y muy destacable lo que dices de las federaciones, es triste a lo que dan lugar a veces, cuando se plantean como franquicias en lugar de tener la humilde vocación de servicio que debieran.

    A algunos esto les turba, pero es hermoso cuando tras años de trabajo el profesor o maestro te dice "ahora es cuando empieza todo"

    Un saludo, y gracias

    ResponderEliminar
  9. Nos decia mi sensei: "La cinta negra es solamente el principio en el mundo de las artes marciales". Y tiene razon.

    ResponderEliminar

Entrada destacada

LOS FALSOS MAESTROS.

Desde los orígenes de las Artes Marciales han existido personas que se han beneficiado económicamente enseñando algo que desconocen o que h...