sábado, 7 de abril de 2012

LA CLASE DE "CUNG FÚ"



Hace tiempo escribí un post sobre “Los Falsos Maestros” en este blog y recuerdo que prometí contar experiencias personales al respecto, sobre todo para alertar a aquellos que no se han decidido que Arte Marcial entrenar, dónde y con quién.
Es muy importante investigar sobre el Arte que nos gustaría entrenar y no dejarnos llevar por publicidad o promesas como “el mejor Arte Marcial”, “las técnicas secretas e infalibles” y todo tipo de mentiras como estas. No existe un Arte Marcial mejor que los demás ni técnicas infalibles, ni Maestros invencibles con más Danes o grados que años.

Hace más de diez años yo entrenaba Karate Shotokan y Taekwondo, cierto día; un amigo que entrenaba Karate Goju Ryu y entrenó conmigo Shotokan me llamó para ir a ver una clase de Kung Fu de un maestro chino que tenía bastante publicidad por su origen.
Como seguidores de las Artes Marciales enseguida acordamos ir al gimnasio del maestro chino, llegamos allí media hora antes para conversar con el maestro.
En la puerta había un letrero enorme anunciando el Kung Fu con el maestro chino cuyo nombre no recuerdo.

Entramos y vimos al fondo del salón a un hombre asiático sentado cómodamente junto a un occidental que al vernos se apuró a interceptarnos. Vestía un llamativo uniforme con un colorido dragón y caracteres ¿chinos?
De forma poco educada nos preguntó ¿qué buscan? A lo que respondimos que teníamos interés en aprender Kung Fu.

Nos dijo que era el representante del maestro y nos preguntó: ¿quién los envía?
Sorprendidos con la pregunta, le respondí que vimos el cartel en la puerta, que como entrenábamos Karate y Taekwondo nos gustaría aprender también Kung Fu (esa respuesta creo que lo ofendió)
Sin contestarnos, dio la vuelta; se dirigió al maestro chino, le habló al oído y regresó con una muy mala actitud, alegando que allí se cobraba tal cantidad de dinero (alta en aquella época) y que nos enseñarían lo que ellos quisieran, no lo que nosotros fuéramos a buscar.

Ya descartando estudiar allí, decidí seguirle el juego para ver que hacían allí, por eso le pregunté qué Estilo de Kung Fu enseñaban.
El “representante” enojado me respondió que era el Estilo fundado por el maestro que allí estaba sentado y que el nombre era secreto e innombrable (no pude contener una pequeña sonrisa).

De todas formas tenía curiosidad por ver una clase así que amablemente le pedí si podíamos ver como entrenaban, obviamente la respuesta fue no.
Pero al decirle que estábamos dispuestos a pagar la alta cuota mensual, su cara cambió y nos indicó un rincón del salón, advirtiéndonos que podíamos ver 10 min. de la clase, en silencio y retirarnos hasta la próxima clase cuando ya debíamos llevar el dinero para ingresar.

Nos sentamos donde nos indicó y esperamos que llegaran los alumnos, que llegaron tarde, algunos fumando y comiendo golosinas, aparte pudimos ver como el maestro chino hablaba perfecto el español, y el que impartiría la clase sería su representante, el del uniforme llamativo y el dragón con letras chinas.

Comenzó la clase, debo confesar que sentí vergüenza ajena, era un espectáculo ridículo donde nadie tenía la menor idea de lo que hacía.
Antes de los 10 min. nos levantamos y nos fuimos de aquel lugar para nunca más volver.
Poco tiempo después supimos que el maestro chino también se dedicaba a “curar” a la gente, les transmitía energía y curaba enfermedades como: cáncer, sida, diabetes, etc., todo por un muy alto precio que la gente desesperada pagaba.

Afortunadamente, este estafador y su cómplice fueron descubiertos poco tiempo después y desaparecieron, dejando atrás a decenas de alumnos y pacientes que creyeron en ellos.
Por eso, es tan importante investigar todo lo que se pueda sobre el Arte Marcial que vamos a entrenar, conocer al Maestro o instructor y no dejarse guiar por la publicidad o el origen de los maestros.

Quiero aclarar que a nosotros nos ocurrió con alguien que decía ser maestro de Kung Fu, pero hay muchos Maestros de diversos Estilos de Kung Fu que son serios y han dedicado su vida al Arte, por lo que merecen el mayor respeto.
También conozco casos dentro del Karate, Judo, Taekwondo, Jiu Jitsu, etc., y el Kung Fu fue usado en este relato porque así ocurrió con este estafador que decía ser fundador de un Estilo tan secreto que no se podía ni nombrar.
Cuando decidas comenzar a entrenar ten cuidado con los estafadores.

7 comentarios:

  1. una experiencia de la que aprender y es que como bien dices hay por ahí mucho mestro falso con falsos poderes
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. genial tu post OZ, siempre aportando buena información, hace dos años tambien tuve esa misma experiencia, era el primer arte marcial que practicaba, pero mi maestro no sabia ni lo que enseñaba, era una clase de hapkido, y como ya sabes el hapkido nacio en la segunda guerra mundial, mi instructor me decia que era un arte marcial que practicaba la realeza coreana jaja, como ya sabes ese arte marcial nacio despues de la segunda guerra mundial, el lugar en donde practicamos es un centro cultural y habia de todo, se practicaba en un mismo lugar pero en diferentes horarios, y al fondo en el dojo, hay un altar con las imagenes de los maestros, hay una de Sosai Oyama, otra de Morihei Ueshiba, y otra de Jigoro Kano, y el idiota se acostaba dentro del altar, tiraba su celular y mochilas ahi y se ponia a hablar con su "instructor ayudante" (que era su hermano¬¬ tarde me di cuenta de eso)

    ResponderEliminar
  3. Eh por cierto, tambien practico karate kyokushin, pertenezco al IKO2 SHINKYOKUSHINKAI de Kenji Midori, saludos OSU!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias amigos por compartir sus experiencias en este blog, es de gran ayuda para muchos practicantes que recién comienzan y otros que pueden llegar a darse cuenta a tiempo qué es lo que están entrenando.
    Ariel95, yo comencé entrenando Kyokushin, luego con el cambio de nombre continué en Shinkyokushinkai presidida por Kenji Midori.
    Saludos Antonio y Ariel95. Gracias por seguir el blog.
    Oz.

    ResponderEliminar
  5. Yo una vez vi acá en mi ciudad (Copiapó, Chile) a un supuesto "prodigio" de las artes marciales que al igual que el cínico protagonista de tu historia, cobrara una cantidad casi irreal por enseñar. Mi maestro de combate (un joven militar) me mostró algo de dinero y me alentó a que le pagáramos una clase. Lo hicimos y mi sorpresa no fue menor al ver que luego de pagar la cuota desafiaba al sensei, cosa que éste aceptó gustoso luego de que apostáramos una mayor cantidad. En menos de lo que canta un gallo mi maestro lo derrotó y le arrebató el dinero para luego irnos.

    De eso ya van unos años y, aunque el tipo se fue de la ciudad, tristemente he descubierto que aún sigue enseñando en una ciudad vecina.
    En qué momento un arte marcial (sea cual sea) pasa de ser un Arte Noble a un Negocio Sucio?

    La gente que lucra con eso merece ser desterrada del arte de la enseñanza!

    ResponderEliminar
  6. Hola Oz,
    Te facilito un enlace donde se pueden encontrar las revistas de Black Belt, no sé si ya lo tienes en alguno de los blogs y si te resultara interesante, pero por si acaso te lo dejo aquí :
    http://books.google.es/books?id=fNsDAAAAMBAJ&hl=es&source=gbs_all_issues_r&atm_aiy=1960
    Saludos,
    Efe
    (no sabía donde ponerlo)

    ResponderEliminar
  7. Gracias The Sorrow por compartir esta experiencia, te felicito a ti y a tu Maestro por la idea, fue genial. Es una lástima que el "prodigio de las Artes Marciales" continúe enseñando pero nunca olvidará la lección recibida.
    Gracias efe por el link, ya voy a visitarlo.
    Un gran saludo amigos, Oz.

    ResponderEliminar

Entrada destacada

LOS FALSOS MAESTROS.

Desde los orígenes de las Artes Marciales han existido personas que se han beneficiado económicamente enseñando algo que desconocen o que h...