lunes, 4 de febrero de 2013

LA PERFECCIÓN TÉCNICA.



Recuerdo que cuando comencé a entrenar Artes Marciales, mi primer Maestro siempre enfatizaba en la técnica, tanto en ataque como en defensa. Si se refería a un atributo como la velocidad, nos decía: “Desarrollen la velocidad pero no sacrifiquen la técnica”, lo mismo ocurría con la potencia, timing, precisión, etc.
Aunque resultaba repetitivo a veces, años después entendí su punto, su énfasis en la perfección técnica y siempre que entreno recuerdo su consejo.
Es una utopía pensar en la “perfección”, pero si se puede pensar en mejorar día a día la técnica en general.

El problema surge cuando las técnicas que nos enseñan ya arrastran errores, generalmente los alumnos tienden a copiar los movimientos de su Maestro, que no siempre es un técnico. Por lo que muchos heredan los errores y luego los transmiten a sus alumnos.
No quiero decir que las variantes en una técnica sean un error, al contrario; sino no existirían Estilos diferentes de un mismo Arte.

El tema de la técnica es complejo, porque surge una pregunta muy simple: ¿cuál es la técnica correcta?
Tomemos como ejemplo un golpe de puño directo, el golpe básico, el primero que aprendemos en cualquier Arte y Estilo marcial. Si bien es un golpe que aparentemente no encierra complejidad, para que sea realmente efectivo deben darse varias condiciones. La unión de esas condiciones conforma la técnica efectiva, o la llamada técnica perfecta.

¿Cómo logramos la técnica perfecta? La verdad es que es un camino largo y sin atajos, el secreto es entrenar y entrenar, pero siempre pensando que esa técnica no debe ser necesariamente estética, debe ser efectiva.

No quiero dejar de lado en este artículo a los practicantes de grappling, que también deben buscar el perfeccionamiento técnico. Si tomamos como ejemplo una proyección, la más simple; el objetivo es derribar al oponente, para ello se necesita equilibrio, timing, coordinación, etc. No se trata de fuerza bruta, como muchas veces se cree.

Por eso, la técnica se perfecciona con el tiempo, con el entrenamiento correcto, desarrollando las condiciones necesarias, pero también se mejora experimentando y aplicando nuevos conceptos, investigando lo nuevo y repasando lo antiguo. Hay un viejo dicho que nos enseña que si no avanzas con los nuevos métodos aprendidos, regresa a lo básico. Las técnicas, por más rebuscadas que puedan parecer, tienen un fundamento básico. Encuéntralo, estúdialo y aplícalo, verás que tu técnica mejora.


3 comentarios:

  1. como siempre un placer entrar a este espacio, saludos, muy buen post.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Eduardo, un gusto escribir para ustedes.
    Un gran saludo, Oz.

    ResponderEliminar
  3. Excelente... concuerda con muchos post y reseñas de otros maestros... el camino es la técnica... repasar las bases...

    ResponderEliminar

PUBLICACIONES RECOMENDADAS.

Entrada destacada

LOS FALSOS MAESTROS.

Desde los orígenes de las Artes Marciales han existido personas que se han beneficiado económicamente enseñando algo que desconocen o que h...